EJERCÍTATE PARA AUMENTAR TU NIVEL DE SATISFACCIÓN SEXUAL

El ejercicio físico además de ofrecernos innumerables beneficios para la salud, imagen corporal y la autoestima sexual, resulta un verdadero potenciador del placer y aumenta enormemente el nivel de deseo. Y todo esto lo puedes conseguir comprometiéndote al menos con una caminata diaria de 30 minutos. Ahora, ¡imagínate todo lo que puedes aprovechar si haces ejercicio en compañía de tu pareja!

Prueben hasta encontrar el ejercicio o rutina física que mejor se adapte al estilo de cada quien; el hecho de practicar juntos no significa que deban mantener una relación simbiótica todo el rato. Existen modalidades de ejercicio que ofrecen beneficios indirectos para el sexo; como por ejemplo cualquier actividad cardiovascular que en el caso de los hombres garantiza mejores erecciones, por el mantenimiento que ofrece del sistema circulatorio.

Planifiquen sesiones compartidas o individuales para ejercitar el músculo del amor (llamado también músculos pubocoxígeos) en cada miembro de la pareja. Los ejercicios de Kegel no son un asunto exclusivamente femenino; los hombres también pueden aprender a contraer y relajar voluntariamente toda la musculatura localizada en la zona pélvica para controlar el momento de la eyaculación, y lograr orgasmos más intensos.

También pueden aprender y probar ejercicios que les ayuden a reconocer y movilizar a voluntad esta zona durante el acto sexual, y en el caso especifico de las mujeres para masajear el pene de su pareja mientras dura la penetración, aumentando las sensaciones compartidas; y hasta después del acto sexual los mismo ejercicios sirven para relajar los músculos y liberar la tensión acumulada.

Disfrutar de cada rutina de ejercicio sería la mejor manera de aprovechar integralmente la experiencia; por ejemplo, aunque sudados y agotados podemos aprovechar la ocasión para calentar motores antes de llegar al momento del baño, que nada resulta más erótico que hacerlo compartido, y luego disfrutar juntos el merecido descanso. Quizás la actividad penetrativa puede resultar muy demandante en términos físicos luego de una sesión de ejercicios, pero el momento puede ser aprovechado para ofrecer masajes relajantes, caricias, besos intensos, y ¿por qué no? hasta un intercambio de masturbación compartida, o si prefieren deleitar a la pareja con algún plato de su preferencia para aquellos a quienes les aumenta el apetito luego del ejercicio.

@amorantunez. Terapeuta del Grupo Cima Bienestar.

To ReadAmor AntunezComment