CONSEJOS PARA ACARICIARLO

Todos sabemos que la zona erógena masculina por excelencia es el pene, y aunque tengo años intentando promocionar otras regiones del cuerpo susceptibles al placer, siempre vale la pena entre ensayo y ensayo volver a lo básico, al territorio seguro, y que para la mayoría de los hombres garantiza el placer en el 99.99% de los casos.

Por eso, en esta oportunidad te dejo algunos consejos, movimientos y tips eróticos que espero te sirvan la próxima vez que desees tomar las riendas de la situación (literalmente); y como siempre espero sirva de abreboca para despertar tu creatividad erótica:

La dupla pene-vagina es efectiva, pero al cabo de un rato se torna monótona y bastante predecible, por eso recuerda ofrecer diversas formas de estimulación genital mas allá de la penetración vaginal.

Puedes intercambiar caricias manuales con cualquier otra practica sexual, porque esta combinación tiene bajísimo riesgo de transmisión de infecciones; pero recuerda que si dedicas tiempo estimulando su genital con la boca, ano, o vagina debes pausar la acción antes de cambiar la zona, garantizando un mínimo de higiene para evitar el traslado de virus, gérmenes y bacterias de un sitio para el otro.

Si dedicas tiempo a la masturbación define el movimiento que te permita resistir el mayor tiempo posible (uno que resulte cómodo para ti, y placentero para él); honestamente y siendo empática con ellos resulta bastante incomodo perder el ritmo de la estimulación,justo cuando desean imprimirle un “shot” extra de energía para completar su respuesta sexual.

Y la mejor técnica consiste en romper con sus viejos hábitos, probando otro estilo de movimiento diferente al “arriba-abajo”; en primer lugar,ellos están más que habituados a esta sensación y por eso la toleran por tanto tiempo; y en segundo lugar resulta justamente la más incomoda para la mayoría de las mujeres que conozco.

Las sensaciones que le ofrezcas con cualquier practica sexual, siempre se pueden maximizar si verbalizas tus fantasías, deseos, y próximos movimientos “in situ”; entiendo que a muchas mujeres les cuesta hablar de lo que hacen, pero resulta una herramienta más sencilla de lo que parece y bastante efectiva para sorprenderlos y aumentar su nivel de excitación.

Y para cerrar con broche de oro, puedes aumentar gradualmente la intensidad del estimulo aprovechando las sensaciones que ofrece sobre su piel tu cabello, uñas, y hasta los dientes siempre y cuando se sientan cómodos intercambiando información acerca de lo agradable o incomodo que se pueda tornar cada gesto.

Amor Antunez
@AmorAntunez