ATRÉVETE CON ESTE MASAJE INOLVIDABLE

Cuando pensamos en masajes eróticos, quizá restringimos la búsqueda a técnicas milenarias, provenientes de culturas distantes de nuestras fronteras o cualquier otra forma extravagante para tocar el cuerpo con la promesa del máximo placer sexual. Sin embargo, en la vida cotidiana también podemos redimensionar ciertas técnicas (que para algunos son ordinarias) pero al final resultan bastante creativas cuando se busca el máximo provecho erótico.

A continuación comparto con ustedes, una versión sexualmente explicita, de una forma de masaje que pude observar en un salón de belleza mientras completaba una sesión de mani-pedi… Y a partir de ahora, las invito a estar un poco mas atentas o dispuestas a sacarle el máximo provecho a la próxima visita a la manicurista. También vale para una sesión de belleza en casa.

Sienta a tu pareja en el sillón mas cómodo que tengan disponible, luego invítalo a desnudarse o disfrutar la sesión en ropa interior, ubica la posición que te haga sentir más grata, bien sea sentada y/o arrodillada justo entre sus piernas.

Comienza lavando sus pies con agua tibia y jabón liquido de lavanda para favorecer su proceso de relajación. Una vez hayas humedecido desde las rodillas y hasta sus pies, comienza a rozar secando con una toalla cada pierna procurando ascender cada vez mas hacia su entrepierna.

Invítalo a cerrar sus ojos y dedicarse a sentir la caricia de tus manos sobre su piel, luego aplica alguna crema humectante desde los pies, ofreciéndole un masaje dedicado desde los talones y hasta las rodillas.

La idea es liberar cualquier tensión que sientas en sus músculos, además de excitarlo. Recuerda que en el caso de los hombres, cada sensación se refleja instantáneamente en su pene). Luego y antes de dirigirte a su genital, completa el masaje colocando toallas calientes sobre las zonas donde aplicaste la crema para favorecer su absorción.

A continuación, limpia tus manos y coloca en ellas algún lubricante íntimo con temperatura que te permita ofrecer un masaje mucho más sentido sobre su pene, evita los apuros y masajea delicadamente toda la superficie del pene. Alterna el tradicional movimiento arriba-abajo con giros de la mano y si tu pareja disfruta la extensión del masaje hacia otras zonas de su genital, pues inclúyelas para aumentar su placer sexual.

Puedes cerrar con broche de oro, proponiendo alguna acción penetrativa sin moverse de la silla o también puedes variar el guión erótico a sexo oral, siempre y cuando hayas tenido la previsión de utilizar lubricante saborizado para evitar el mal sabor o irritación de la garganta que generan los otros tipos de lubricantes.

Amor Antúnez
@AmorAntunez